Exagerar las alegrías y su opuesto.

27.12.2015 00:00

Si exagerásemos nuestras alegrías como lo hacemos con nuestras penas, nuestros problemas perderían toda su importancia.

-Coaching Gestión-