Parte 7 - La buena gente

18.07.2013 00:00

El poder de la sonrisa:

La buena gente siempre tiene una sonrisa que ofrecer. Una sonrisa te cambia la cara, te cambia el alma, alegra al que lo necesita o calma a la fiera que tengas enfrente (o la que lleves dentro).

Estamos haciendo del mal humor una profesión*.

Hay que transmitir alegría, no siempre es posible estar contento, pero si es posible forzar una sonrisa hasta que esta se quede para siempre. En una media de noventa años de vida, inconscientemente y aproximadamente, los diez primeros buscamos una sonrisa y los diez últimos también. Nos quedan setenta años donde no nos podemos permitir el lujo de no disfrutar de ella.

Una sonrisa ayuda a ser feliz.

* Personalmente creo que una misma persona puede ser vista de manera distinta en función de las circunstancias que nos rodean. Ante un conflicto con otra, ponte en su lugar aunque sea solo por un momento. Te ampliara el horizonte.