Presu-ya-puestos generales del Estado

03.10.2013 19:40

Estos días estamos inmersos en los ya famosos presupuestos generales del estado. Siempre es igual, el gobierno que está en el poder (sea del color que sea) elabora un presupuesto para que el partido o partidos que están en la oposición (sea o sean del color que sean) lo critiquen junto con la Ceoe y los sindicatos, estos últimos por aquello del que no llora no… Este es el modus operandi que se repite año tras año.

Un presupuesto por concepto es una previsión futura que te dará una perspectiva, no más allá de un año, de los ingresos que puedes generar y lo que te va a costar generarlos. El final es un superávit o un déficit, que no hay que ser un genio para saber que si tienes más gastos que ingresos… se llama déficit.

En una empresa privada lo complejo esta en calcular los ingresos. Debes tener un buen producto o servicio que vender, un plan de marketing adecuado a ese producto o servicio, un estudio de mercado que te indique donde y a qué precio venderlo, tener una red comercial apropiada para llevar ese producto donde corresponde y al precio indicado, unos clientes que generalmente “siempre tienen la razón” y por supuesto, un poquito de suerte que nunca viene mal.

Una vez que tienes los ingresos, repito lo más difícil, tienes que calcular los costes o gastos que generan esos ingresos: fabricar o comprar el producto, transportarlo al cliente, plan de marketing y estudio de mercado (que no son gratis), pagar nóminas, gastos fijos, intereses a los bancos si tienes créditos, etc …

Después de esto tienes que ver que dinero te queda, si te queda algo, en la caja para inversiones y pagar al banco lo que le debes, si lo debes.

Todo esto lo juntas y te da un presupuesto que será tu base de trabajo para el próximo año. Es obvio que en la realidad habrá cosas que irán mejor y otras que irán peor, por eso habrá que ir analizando minuciosamente y con rapidez todas aquellas desviaciones, positivas o negativas, que pueden separarnos del objetivo final marcado.

Eso es un presupuesto, lo que hace el estado debería ser rebautizado con otro nombre, por ejemplo “Presu-ya-puestos generales del Estado”. El nombre es una tontería, lo sé, pero no se me ocurre ahora mismo nada original, tan original como lo que “creo” hace el estado.

Empiezan al revés del mundo, calculan los gastos y salidas de dinero que “quieren” para el año siguiente y sin consensuar con nadie. Me voy a gastar tanto en esto, tanto en lo otro y tanto en lo de más allá. Una vez que tienen el total de lo que se quieren gastar y donde, lo cual no es muy importante ya que luego lo pueden cambiar en base a sus necesidades, miran a ver de dónde sacan los ingresos necesarios para poder gastarnos lo anterior. Las herramientas que tienen no tienen nada que ver con la empresa privada: Impuestos y similares. Esto último tampoco debe estar muy estudiado, si nos equivocamos y gastamos más, pues subimos más lo ingresos (o lo que vienen a ser los impuestos). Con esto último queda explicado el análisis de desviaciones que hace el estado.

Y una vez terminados son presentados. Esto ya no tiene nombre. Qué más da si los que tienen que pagar los ingresos podrán o no, si los números presentados cuadran o no, si son realistas o no, si son buenos o no,  que no que no, que lo importante en ese momento es ver que gastos se han presupuestados para que unos pidan más donde piensan que hay menos para su beneficio y los otros justificar donde se van a gastar lo que no saben si van poder gastarse. Bueno poder podrán ya que si no hay, nos financiamos y punto (el punto entre el PIB y la deuda pública).

El caso es que pasan semanas y semanas, unos justificando cuanto y donde, se van a gastar, y los otros protestando cuanto y donde se van a gastar. Los ingresos, que a fin de cuentas son los que tienen que pagar todo esto,  no deben ser importantes, para ellos claro.

 

Paco Ramos

www.blogpacoramos.net

CONTROL DE GESTIÓN